DIÁLOGO JUDEOCRISTIANO EN MÉXICO.

 

Raíces  y rutas de una obligada reflexión y acción religiosa y universitaria.

 

(Esquema de conversación para las Jornadas Judaicas 2004 en la Universidad Iberoamericana, Santa Fe, ciudad de México)

1.- Saludo y tono de la plática. Amistad, calidez, solidez.

Una experiencia personal con tres momentos fuertes: Jerusalén, febrero de 1994.- Polonia-Tierra Santa, octubre de 1999.- Nueva York, marzo de 2002 (el judaísmo conservador en el mundo contemporáneo).

Estas jornadas, la ocasión para expresar en público una tarea obligatoria.

 El paso de una observación externa, sociológica y política y de una actitud coyuntural y diplomática a la convicción de un llamado que surge de los fundamentos mismos de la fe cristiana.

 En México la importancia de la comunidad judía se mide sobre todo por su incidencia en el pensamiento y las actividades científicas y humanísticas. De ahí la necesidad de una apertura universitaria.

 2.- Lo que surge de la introspección profunda de la fe como brújula vital y de la cosecha de la reflexión teológica reciente (el siglo XX ha sido tierra fecunda para el pensamiento filosófico y teológico a causa de sus perfiles dramáticos). Puntos fundamentales para la construcción de una actitud.

 No existe más que un Dios, de cuyo amor fontal procede el mundo y el ser humano. Éste “por su interioridad destaca sobre las demás realidades del universo.” (Conc. Vat. II. Gaudium et spes, 17)

Dios reveló sus designios y promesas y realizó una Alianza perpetua con un pueblo que se formó históricamente. Abraham, Isaac, Jacob, los Patriarcas, los Reyes, los Profetas son raíces de la historia del género humano e indisolubles de la génesis y desarrollo cristianos.

Cuando la Iglesia católica, en medio de los retos del siglo XX –“espléndido y babélico” (Paulo VI)—se interrogó sobre su identidad en el Conc. Vat. II obtuvo y declaró esta respuesta:

  “Al investigar...” (Nostra aetate, 28 oct. 1965, n. 4. (pp.6s, Textos para...)

 Los puntos de mayor hondura son:

 -No existe oposición entre la revelación divina (“hechos y palabras intrínsecamente ligados” “religiose audiens et fidenter proclamans” (Dei Verbum...) en el AT y el NT:

  -Existe una alianza “nunca derogada” entre Dios y el pueblo judío.

  -Es obligación del cristiano reconocer y profundizar vitalmente en la revelación del AT, de la que se desprenden, por lo menos, estas riquezas:

--una fe que es algo así como una apertura del corazón a la gratuidad.

--un acercamiento al ser del hombre (antropología bíblica) del que se obtiene una peculiar integración entre lo corporal y lo anímico (nefes y ruah como dos miradas integrales, carne y espíritu), la valoración de la sexualidad y el arraigo en la memoria y la tradición como signo de fortaleza y de futuro.

--una fuente inagotable para la oración entendida como ensanchamiento de horizontes y antídoto al egoísmo, sobre todo en los salmos, que recogen las más íntimas vibraciones del corazón humano en su dimensión personal y comunitaria (el dolor, el gozo, la maldad, el odio, el agradecimiento, la soledad, el infortunio, la incomprensión, la exaltación, el abajamiento, el honor, la gloria) Ellos son la oración oficial de la Iglesia.

—sabiduría y no sólo ciencia; belleza y no sólo conocimiento como surgen del torrente bíblico de los textos sapienciales y la poesía.

--memorial litúrgico que actualiza las acciones divinas de salvación (Ex, Deut,. Pascua, Pentecostés...) Desde la historia viva del pasado se ilumina el presente y se abren las puertas al futuro.

 3.- El pueblo judío no acabó su historia con la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70. Vínculo entre judaísmo rabínico y judeocristianismo, ss. I y II, cf. Daniélou…

 Un pueblo en diáspora y circundado por incomprensiones y prejuicios muchos de ellos unidos a la construcción sociocultural del cristianismo.  Otros, sobre todo en los ss. XVIII-XX –los más influyentes en la actualidad—vinculados a la Ilustración y el liberalismo anticomunitario que acompañaron la formación de los Estados nacionales modernos y al racismo “científico” derivado del darwinismo y llevado a la política.

 El pueblo, un hecho religioso, teológico. Juan Pablo II dijo en 1997: “El pueblo judío es convocado y conducido por Dios,  Creador del cielo y de la tierra. Su existencia no es un mero producto de la naturaleza o de la cultura: es un hecho sobrenatural. Este pueblo persevera frente y contra todo por el hecho de ser el pueblo de la Alianza y de que, a pesar de las infidelidades de los hombres, el Señor es fiel a su Alianza.” (cit.en: Pont. Com. Bíblica, El pueblo judío y sus escrituras en la Biblia cristiana (2002), 86)

Lo anterior trae consecuencia de calidad para los cristianos frente al antisemitismo y la pretensión de proselitismos en pos de “conversiones.”

 El punto central de la postura antisemita en el ámbito cristiano es la imputación al pueblo de la condena a muerte y ejecución de Jesucristo. ¿Qué decir al respecto? Cf.: Radici dell’antigiudaismo in ambiente cristiano. Colloquio intra-ecclesiale. Atti del simposio teologico-storico. Città del Vaticano, 30 ottobre-1 novembre 1997)

   (Nostra Aetate, 4 : “Aunque las autoridades...”     p.7, Textos...

 (Lo anterior en relación con la solución de la problemática)

(En cuanto la predicación y catequesis, en la trasmisión de contenidos:)

  Judíos y judaísmo en la cateq. Y la predic. (1985),     p. 45, Textos...

 De mucha importancia para la ubicación actual es el asunto de la shoah (Holocausto), hecho de la historia contemporánea.

No sólo genocidio. Pecado contra Dios en su pueblo elegido.

 Judíos y judaísmo,   pp. 46-48

  Nosotros recordamos. Una reflexión sobre la shoah (1998) Fundamental.

El deber de la memoria.               Cf.  Pp. 57-70, Textos...

 4.- Toda esa riqueza... ¿el secreto mejor guardado?

 El ámbito universitario, espacio privilegiado. Obligación de tomar en cuenta la temática de forma interdisciplinar. No es sólo ocupación de las áreas de teología, filosofía e historia. La trama de las culturas contemporáneas. La integración del ser humano universitario.

 En el pensamiento y en la vida cotidiana contemporáneos se plantean interrogantes fundamentales que inciden en l futuro mismo de la humanidad y que son tarea universitaria:

 -El sentido de la vida. La condición dramática del trascurso de ella. La muerte y la violencia. La sacralidad de la vida humana. La interioridad y la conciencia.

 -La existencia comunitaria. De la familia a la comunidad internacional.

 -La justicia y el derecho.

 -La actitud religiosa y el impacto de la secularización. Reflexión y acción. Las líneas trazadas por el rabino Abraham Heschel y por Habermas en “Atenas y Jerusalén.” Más allá de las síntesis científiconaturales y psicológicas del ser humano y de la sociedad.

 -El cultivo y la proyección de la sensibilidad religiosa en la niñez.

 -La crítica y el discernimiento serio sobre las “tradiciones.”

 5.- En el México de hoy y del futuro reciente parece fundamental comprender:

 -La pluralidad cultural y su riqueza. México y su identidad abierta.

 -La credibilidad religiosa tiene que unir las convicciones doctrinales y los usos litúrgicos con el compromiso social: reconocimiento, promoción y defensa de la dignidad humana, solidaridad con los pobres y marginados.

 -El diálogo judeocristiano a fin de realizarse de manera fecunda parece que requiere:

 -Tomar sana distancia —sin desconocer su importancia— de posturas políticas  sobre todo en relación con la conflictividad en el Medio Oriente.

 -Distinguirse en su ejercicio de una actitud y unas acciones llamadas “ecuménicas”, donde un conjunto de religiones se reúnen. La diferencia es clara y no tiene ambigüedades.

 6.- Invitación a tener en cuenta los puntos señalados en esta conversación, a unirse a nosotros en esa triple línea de amistad, calidez y solidez, a compartir una tarea religiosa y universitaria.