LA BÚSQUEDA DE JUAN DIEGO

 

Algunas consideraciones sobre el llamado "Códice Guadalupano de 1548"

Mtro. Rafael Tena

Septiembre de 1999               

 

I. Introducción

El llamado "Códice Guadalupano de 1548" consiste en una hoja de pergamino, aparentemente de cerdo, de 13.3 por 20 cm, con registros gráficos por un lado y en blanco por el otro.

Para poder dictaminar sobre la autenticidad y la importancia de este códice, debemos recurrir a la crítica externa y a la interna. La ayuda de la crítica externa es nula en el caso presente, pues no hay menciones sobre la existencia del códice guadalupano en siglos pasados o descripciones antiguas que permitan su identificación. Según se dice, el códice apareció inesperadamente en años recientes; convendría aclarar las circunstancias.

Por lo tanto, debemos concentramos en la crítica interna, es decir, en el análisis múltiple del mismo documento. Esta crítica debe ser multidisciplinaria; debe hacerse por parte de diferentes ciencias o disciplinas que utilizan métodos y criterios propios. Los resultados par­ciales de las diferentes disciplinas permitirán elaborar un dictamen global final.

Un examen descriptivo de la representación del códice guadalupano nos lleva a distinguir los siguientes elementos:

1. Dos escenas de las apariciones en que intervienen la Virgen de Guadalupe y Juan Diego.

2. Un paisaje conformado por cerros con vegetación y casas, un sol naciente y una construcción arquitectónica.

3. Tres inscripciones con fechas y textos en náhuatl.

4. La firma de fray Bernardino de Sahagún.

5. Un dibujo del juez gobernador de México Tenochtitlan Antonio Valeriano, con glifo náhuatl e inscripción en español.

Consiguientemente, los procedimientos que nos pueden ayudar a formular un dictamen de autenticidad son los siguientes: análisis de laboratorio (fotografías con diferentes tipos de "iluminación", análisis físico-químicos de los materiales, etcétera), historia del arte, grafología, historiografía, lingüística, etcétera.

El dictamen global final debe enfocarse principalmente en determinar la fecha en que fue elaborado el documento, y la finalidad que perseguía su autor (o sus autores).

 

II. Circunstancias del hallazgo del códice

1. Llama la atención que, en caso de que el códice guadalupano sea auténtico, nunca se haya tenido noticia previa de su existencia.

2. La fecha reciente de su aparición es una razón de más para hacer públicas las circunstancias en que se descubrió el códice. Las aclaraciones sobre esas circunstancias podrían en su momento apoyar o debilitar el dictamen sobre la autenticidad del mismo, pero el ocultamiento de tales datos suscita inevitablemente desconfianza.

 

III. Análisis de los materiales

Sería importante realizar algún tipo de análisis que nos diera información inequívoca sobre la antigüedad del soporte y de los pigmentos o sobre el momento de la confección, aunque para ello tuviera que destruirse un pequeño fragmento del códice.

El examen de los pigmentos es indispensable, pues existe la posibilidad de que un pergamino antiguo haya sido reutilizado. Por otro lado, el uso exclusivo de pigmentos orgánicos no es por sí solo garantía de antigüedad.

 

IV. Historia del arte

La historia del arte puede formular las siguientes observaciones en relación con el códice guadalupano.

1. El documento aparece homogéneo en cuanto que todos los elementos se encuentran equilibradamente distribuidos en la superficie disponible. El único elemento que parece añadido posteriormente es el del año 1548; los argumentos son que se encuentra alejado de la leyenda inferior a la que se refiere, que la coloración de la tinta es más rojiza, y que está en otra escala en relación con los textos. Se ha señalado asimismo que la forma del número 5 (en " 1548") no se usaba en el siglo XVI.

2. ¿Por qué se yuxtaponen el dibujo naturalista "renacentista" de la escena general y el dibujo abstracto de tradición indígena de Antonio Valeriano, manifiestamente tomado del Códice Aubin de 1576, como lo corrobora la grafía peculiar de "Antón Vareliano"? En el Códice Aubin el dibujo resulta homogéneo con los demás dibujos del mismo códice, mientras que en el códice guadalupano representa la intrusión de un estilo diferente.

3. La historiadora de arte Carmen Aguilera señala la presencia anacrónica en el códice guadalupano de ciertos rasgos "impresionistas", por ejemplo, en la parte superior izquierda del paisaje; son trazos que no representan figurativamente vegetación ni nubes, sino simples "efectos impresionistas".

4. Tanto el sol naciente como la construcción arquitectónica, y en general la composición mayor del códice, parecen tomados del grabado publicado en la obra postuma de Luis Becerra Tanco (1675), Felicidad de México.

5. Todos los elementos iconográficos o textuales del códice guadalupano se encuentran en diferentes documentos previamente conocidos (Códices Matritenses, Códice Florentino, Códice Aubin, Nican Motecpana, Relaciones de Chimalpáhin, Grabado en la obra de Becerra Tanco, Escritos de Sigüenza y Góngora, Malejo de la Universidad, etcétera). Lo más probable es que el autor del "Códice Guadalupano de 1548" haya tomado dichos elementos de esos varios documentos y no al revés, sobre todo tomando en cuenta que el códice guadalupano no fue públicamente conocido o mencionado en la antigüedad.

 

V. Grafología.

La grafología debe dictaminar sobre la autenticidad de la firma de Sahagún, y, en caso afirmativo, asignarla a una determinada época de su vida.

En este punto, conviene advertir que es indispensable comparar las firmas en documentos originales y no en simples copias o reproducciones, pues lo importante para dictaminar sobre la autenticidad de una firma no es el dibujo, que puede simplemente copiarse, sino comparar la velocidad y la presión con que fueron trazadas las firmas: la que consta ser auténtica y la que se quiere dictaminar.

 

VI. Historiografía

La historiografía llama la atención sobre los siguientes puntos.

1. Aun siendo auténtico, el códice guadalupano no puede ser anterior al año 1573, fecha en que Antonio Valeriano fue instalado como juez gobernador de México Tenochtitlan, tras la muerte de Francisco Jiménez. En el Códice Aubin (fol 58v), el texto respectivo dice: "In omic don Francisco Ximénez; axcan viernes youalnepantla yn acico titlantli, a viiii de enero. In oualla juez Antón Vareliano; axcan domingo compeualtia yn itequiuh a xviii días del mes de enero”. Traducción: "Murió don Francisco Jiménez; hoy viernes a medianoche llegó el mensajero [con la noticia], a 9 de enero. Vino Antón Valeriano como juez; comenzó [a desempeñar] su oficio hoy domingo, a 18 días del mes de enero". Se sabe que el juez Francisco Jiménez murió en Tecamachalco, Puebla, de donde era originario. Más aún, el códice guadalupano tampoco puede ser anterior a 1576, fecha en que empezó a elaborarse el Códice Aubin, pues la figura, el glifo y la grafía de "Antón Vareliano" que aparecen en el "Códice Guadalupano de 1548" son originalmente propios del Códice Aubin, y es obvio que de ahí fueron tomados.

2. No se explica fácilmente la presencia en el códice guadalupano de la firma de Sahagún, quien en 1576 se oponía al culto de la Virgen María en el Tepeyácac por considerarlo sincrético. Suponiendo que fueran auténticos tanto el códice como la firma, ¿qué significado tendría esta última? En el contexto histórico, una firma de fecha anterior a 1576 quedaría invalidada por el texto explícito de Sahagún en el Códice Florentino. Y si Sahagún, en fecha posterior a 1576, hubiera querido rectificar su posición, habría redactado una argumentación, y no se contentaría con estampar equívocamente una simple firma.

3. ¿Por qué aparece el nombre náhuatl de Juan Diego y no su nombre cristiano?

4. Parecería que la confección del "Códice Guadalupano de 1548" obedece a un afán polémico dentro de una discusión de tipo "racionalista", posterior a la Ilustración, sobre la veracidad de las apariciones guadalupanas y temas conexos; pues, por una parte, en él se encuentran presentes los principales "argumentos" que corresponderían a los diversos temas controvertidos desde el inicio del siglo XIX, y, por otra parte, dicha discusión se aleja de las preocupaciones que estuvieron vigentes durante los siglos XVI-XVIII, a saber: el origen del culto mariano en el Tepeyácac y sus características, la conveniencia de la capilla y su beneficio, el destino de las limosnas, el patrocinio de la Guadalupana sobre la ciudad y la nación, etcétera.

5. Desde el punto de vista de la historiografía, la pregunta clave que cabe formular es la siguiente: ¿con qué fin concreto se elaboró el llamado "Códice Guadalupano de 1548"? Esta pregunta debe guiar el curso de las investigaciones; su eventual respuesta resolverá simultáneamente los problemas de la fecha y de la autenticidad. Entretanto, resulta difícil adscribir el códice guadalupano a un "género literario" determinado y conocido, a menos que se trate de la obra de alguien que, quizá a finales del siglo XIX o principios del XX, y exclusivamente para su uso personal, haya reunido en una hoja de pergamino la re­presentación de los principales elementos que se mencionan y que históricamente se han discutido en relación con la cuestión guadalupana. Esos diversos elementos que el códice presenta en forma esquemática y resumida sólo cobran cabal significado para quien esté al corriente, no sólo de la tradición guadalupana, sino sobre todo de las polémicas suscitadas al respecto a lo largo de los dos últimos siglos.

 

VII. Lingüística

1. Las inscripciones en náhuatl se pueden transcribir y traducir como sigue:

a) 1548. Omomiquili Cuauhtlactoatzin.

"En 1548 murió Cuauhtlahtoatzin".

b) Zano ipan in in 315031 ziu[itlin]

Cuauhtlactoatzin [oquimo]nexti[li]

in totlazonantzinsihuapilli

Gadalope México.

"También en este año de 1531 se apareció a Cuauhtlahtoatzin

nuestra amada madre,

la Señora de Guadalupe en México".

2. ¿Por qué no se usan aquí las grafías esperadas de "Quauhtlahtoatzin", "gan no" y "totlagonantzin"?

3. El "zano ipan" inicial, que significa "también en [este año]", se justifica en los anales donde antes se ha dado otra noticia correspondiente al mismo año, mas no aquí, donde se da una sola noticia referente a 1531. Por ejemplo, en la Séptima Relación de Domingo Chimalpáhin se lee (Ms 74:207v): "XII Tecpatlxihuitl, 1556 años. Ypan in yhcuac chicahuac peuh yn tetenamic ye moquetz, yn México nohuian huitza yn oncan yn altepetlypan tlaca tlahtoque yn quichihuaco mocemanahuacahui, yn tenco pa mochiuh yn tlahtohuani don Luis de Velasco visurey; yhcuac yn niman tlan yn tetenamitl. Auh gano ypan in yhcuac monextitzino yn totlagonantzin Sancta María Guadalope yn Tepeyácac". Traducción: "12 Técpatl, 1556. En este año se comenzó a trabajar con mayor intensidad en el muro de piedra, pues los tlatoque hicieron que la gente de todos los pueblos de la cuenca acudiera a México [para construirlo], por órdenes del señor virrey don Luis de Velasco; y en poco tiempo quedó concluido el muro de piedra. También en este año se apareció nuestra amada madre Santa María de Guadalupe en el Tepeyácac".

 

VIII. Conclusión

Hay que seguir reuniendo el mayor número posible de estudios serios de diferente tipo sobre la autenticidad del llamado "Códice Guadalupano de 1548"; entretanto, aunque parece más probable que se trata de una pieza relativamente reciente, y por lo tanto apócrifa, resulta prematuro querer pronunciarse definitivamente en un sentido o en otro.