CONFRONTACIÓN EXTREMA

La trama del presente libro está formada por un relato poblado de complejidades, por nudos dependientes de voluntades humanas difíciles de desatar.

Si en algún momento histórico México vivió tensiones provocadas por sus hombres y sus latidos como nación fueron más disparejos, fue durante estos años, de los que poco se habla y menos se ha escrito.

El desarrollo de los sucesos parece incomprensible. Desgastante fue el derroche de palabras, de juicios, de descalificaciones y condenas. Las leyes escritas en estos años perdieron su sobriedad lineal y se transformaron en armas ideológicas de cuño devastador, como surcos de deseo de que ciertas personas desaparecieran de la tierra mexicana: el clero, el "cochino clero," para usar el concepto de Tejeda.

¿Para construir la revolución (o más bien la Revolución) había que desterrar la húmeda huella de las celebraciones religiosas y de la profesión de una creencia trascendente y por ello crítica de las instituciones temporales que se ponían como frontera con lo absoluto? ¿Era imposible la convivencia sobre un mismo territorio de pensamientos diferentes? ¿Por qué el empecinamiento en perseguir? ¿Era posible confiar en acuerdos que a unos parecían excesiva condescendencia y a otros, claudicación? Esas preguntas legítimas y claras no tienen fácil respuesta.

La vida católica fue parte de la vida del México contemporáneo y no sólo como enfrentada al proyecto revolucionario sino imbricada en el interior de un destino complejo, bajo la mirada de Dios vivo.

Las páginas de este libro están impregnadas por el aliento de la vida de muchas personas que al paso de los años han dejado huella sobre esta tierra mexicana, por tantas razones de ellos y nuestra.

Adquirir el libro